martes, 1 de diciembre de 2020

Con un mohín de gozo


Transitando nuevas sendas lo abrazó por la cintura como si fuera un tesoro. Él se quedó inmóvil, como esculpido en yeso. No respiraba. La amante inclinada levantó la mirada y se encontró con un mohín de gozo absoluto. El instinto guió sus besos por la más osada de las veredas hasta que él se desplomó en la cama, boca arriba.

Condimentos del amor. Manuela Canela

jueves, 19 de noviembre de 2020

lunes, 16 de noviembre de 2020

Otoño

Otoño. Inma Díaz

He buscado detrás de los muros de otoño
un áspero y sensual desorden de recuerdos,
la casa sin techo donde alguien me esperaba
para mirar las estrellas. 

Ofrecimiento. Joan Margarit

sábado, 7 de noviembre de 2020

En el empeine del pie

Mi amante lleva grabado,
en el empeine del pie,
el nombre de su adorado.

-Descálzate, amante mía,
deja tus piernas al viento
y echa a nadar tus zapatos
por el agua dulce y fría.

Rafael Alberti

jueves, 5 de noviembre de 2020


¿No es sorprendente que la ignorancia y el deseo de complacer puedan más que la sabiduría?

Meditaciones. 18. Marco Aurelio

sábado, 31 de octubre de 2020

Los más pobres


Seríamos los más pobres,
como mesas vacías de un café bajo la lluvia,
si no fuese por el amor.

Dos cartas. 2. Joan Margarit

martes, 27 de octubre de 2020

Goteo de horas


Los relojes goteando las horas


p e r f o r a n

l
a

n
o
c
h
e
.


Medaille. Luis Cardoza y Aragón

sábado, 24 de octubre de 2020

Antes del alba

Luna al amanecer. Inma Díaz

El día que aún no empieza es la riqueza
hecha de instantes que se esparcirán 
y que nadie podrá nunca reunir.

Antes del alba. Joan Margarit

viernes, 16 de octubre de 2020

Hierbas y más hierbas

Jardines de La Plata. Inma Díaz

Escribir es como la droga que me repugna y tomo, el vicio que desprecio y en el que vivo. Hay venenos necesarios, y los hay sutilísimos, compuestos de ingredientes del alma, hierbas cogidas en los rincones de las ruinas de los sueños, amapolas encontradas...

El libro del desasosiego. Fernando Pessoa

Amapola. Inma Díaz


domingo, 4 de octubre de 2020

Anticrisis

El Roto, genial. Esta solución la proponía para la crisis 2008, pero para esta también vale: los paraísos fiscales siguen existiendo, incluso es posible que hayan engordado.

viernes, 2 de octubre de 2020

Y llega el monólogo absurdo de la lluvia

Ha llovido muy poco, más bien ha lloviznado y sólo durante media hora; pero aún así, a la primera lluvia de otoño, le vamos a dedicar un trocito de un poema de Margarit.

Y entra en ese café, pero a su mesa
no lo acompaña nadie más que el frío,
y la lluvia ha velado las farolas,
y uno ve en un café, tras los cristales,
a los otros que ríen, a cubierto.
Y entra en ese café, pero a su mesa
no lo acompaña nadie más que el frío
y el monólogo absurdo de la lluvia.

Torino, 1950. Joan Margarit

En la bodega del barco, el poema completo.

viernes, 18 de septiembre de 2020

Cartas iban y venían


Cuando parecía que ya lo habíamos visto todo, llegó el otoño y nos recordó que el género epistolar existe. He aquí que, cuando más sumergidos estábamos en tecnologías de la comunicación ágiles e instantáneas, llegó la presidencia del gobierno y, sabia y oportuna donde las haya, nos hizo caer en la cuenta de que nada más elegante que el género epistolar para ofrecer servicios y respeto a una dama. Y la destinataria, también como era de esperar y como corresponde a una auténtica señora, se pavonea y hace de rogar, no vaya a ser que parezca escandalosamente fácil y deseosa.

Lo más triste del affaire es que al tiempo que los pretendientes y sus correspondientes cortes, se halagan con esos falsos y públicos billetes, mientras ellos pajean y poco más, el grano de la pandemia, ese grano al que no van, macera y engorda. Y la tramoya también.

Saludos desde la selva.

No es posible. Libro collage. Inma Díaz

La realidad final
se burla de nosotros.

La realidad final. Alejandro Duque Amusco

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Envejecer es difícil

 

Envejecer es difícil, sin embargo hoy Jaume Plensa ha sido entrevistado en EL OJO CRÍTICO, y ha declarado que está contento con su llegada a la tercera edad, y creo que lo decía con sinceridad, con entusiasmo casi... me siento así yo también, me gusta este momento que me acerca a la vejez, aunque quisiera permanecer así mucho tiempo, como siempre desde que tengo uso de razón, por otra parte. No cambiamos tanto.

Jaume Plensa

viernes, 11 de septiembre de 2020

Striptease


¡Dejadme pintar de azul
el mar de todos los atlas!

Mientras, salúdame tú,
centrando al alba el agua,
pájaro en una palmera
que mire al mar de Bengala.

(A Tagore. Rafael Alberti)





domingo, 6 de septiembre de 2020

Dejándola morir


Eso decía esta mañana una radioyente que se estaba haciendo con la enseñanza pública: dejándola morir. Y es cierto, porque si lo más crudo de la pandemia sorprendió a docentes y discentes desprevenidos, desde marzo hasta ahora no se ha hecho nada para garantizar una enseñanza segura, nada. La diferencia entre este principio de curso y todos los anteriores no es la incertidumbre, sino la certeza de que el sistema educativo no aguantará. Sé de lo que hablo, he sido profesora de secundaria durante los últimos treinta y siete años. Ya era desastroso el mantenimiento de clases de infantil con veinticinco alumnos, o de bachillerato con treinta y nueve, o de formación profesional básica sin talleres adecuados para las prácticas propias de la especialidad... Y esto no ha cambiado, continúa así.

La prueba del abandono de la enseñanza está precisamente en que ahora, con covid y con el curso académico comenzado, las autoridades educativas hablan en futuro: "haremos, conseguiremos, implementaremos..." Como siempre, más de lo mismo. Es duro pero es real.

Peligra lo público, no sólo la enseñanza, también la cultura, el arte, etc., el patrimonio común se deja morir. La ciudadanía vive confundida  con tantísimas ocurrencias vanas y contradictorias de unos gobernantes mentirosos que ofrecen espuertas de propaganda y migajas de atención a una población empobrecida, asustada y explotada. Y engañada. Si al menos nos dijeran la verdad!

Saludos desde la selva.

                                                                              
Conectados. Marsha Krygier

Si tu plan es para un año, siembra arroz;
si es para diez años, planta árboles;
si es para cien años, educa niños.

Confucio
Ahí radica el verdadero problema: la clase política no piensa a cien años, y seguramente tampoco a diez.

jueves, 3 de septiembre de 2020

Como quien rastrea un bosque

Como un bosque antiguo. Inma Díaz

Tu piel en mi piel. Como quien recorre un mapa en busca de las mejores vistas. No sé si estarías tanteando el lugar para quedarte a dormir. O a vivir. Explorándome centímetro a centímetro como quien rastrea un bosque nuevo. Como quien descubre un tesoro y lo hace en silencio.

Sin ruta. Piel de letra. Laura Escanes

Apuntes sobre el beso. Alicia Martín

domingo, 30 de agosto de 2020

Siempre poesía

Gente 10. Collage sobre papel. Inma Díaz


Mientras haya un problema, habrá poesía.

Versos humanos. Gerardo Diego
Así son ellas. Inma Díaz

La poesía tiene muchas utilidades, siempre me sirve: me hace salir de mi prosaico mundo, me devuelve palabras olvidadas, me da imágenes a mi medida, me despega de la cotidianidad, me emociona, me hace fuerte, me susurra al oído, me inquieta, me recuerda a mis amigos, me habla de los que se fueron, me motiva para no bajar la guardia en la búsqueda de belleza... la poesía es necesaria.


miércoles, 26 de agosto de 2020

Sin bragas



Perdón por tan grosero título, pero es lo que me viene a las mientes. En bragas nos sorprendió la pandemia en marzo, cuando hacía dos meses que queríamos creernos que no llegaría. Y en bragas nos deja de nuevo en agosto porque desde que regresamos a la vida pseudonormal, hemos actuado como si creyéramos  que el virus nos dejaría respirar hasta octubre. Queríamos creer. Es más que fe lo que nos pide la clase política (y los medios, qué coro ejemplar) mientras nos anestesia con las prolijas ocurrencias de todas y cada una de las comunidades, de todos y cada uno de sus consejeros de sanidad, de educación, de turismo... todos traen y llevan su opinión, porque sí, porque la tienen. Porque todo el mundo tiene opinión como tiene culo, el mismo que vamos a perder por mor de tanta incoherencia e incompetencia. 

No necesitamos opinión, sino razón, datos, argumentos, planes, proyectos, estrategias... pero todo parece que está en el aire y ni el pijoyupi gobierno nacional ni los gobiernos autonómicos dan muestras de tomar la rienda de la eficacia; tampoco la judicatura, cuando se la llama, parece tener criterio ni ordenamiento jurídico al que mirar. Pasmados todos y pendientes de quién paga el coste, no sanitario, ni social, ni laboral, ni familiar, ni empresarial, no, nada de eso, están todos atentos al coste político! Por favor, se me caen las bragas, no sé si de susto o de asco. O de vergüenza.

Saludos desde la selva.

… la vida es siempre urgente. Se vive aquí y ahora sin posible demora ni traspaso. 

Ortega y Gasset

lunes, 24 de agosto de 2020

Tu mirada es el paisaje (CXXXVIII)


Mi visitante se echó a reír alegremente y me miró de esa manera en que todo hombre querría que las mujeres le mirasen. Turbado, enardecido, insidiosamente tranquilizado por la estilográfica que ella había tapado y guardado, me lancé sin reserva a un discurso sobre el Museo, los profesores, los estudiantes, el director, un enorme y abigarrado fresco de caricaturas que habría hecho las delicias de una reunión de antiguos alumnos.


El primer siglo después de Béatrice. Amin Maalouf


domingo, 23 de agosto de 2020

Reía poco


Era fornido pero delgado, como los muchachos de las razas muy antiguas, en cuyo cuerpo los huesos prevalecen sobre la carne. Era lento sin ser perezoso, como si calculara su propio ritmo a conciencia. Su padre era funcionario del Estado en Galitzia y había recibido por ello el rango de barón; su madre era polaca. Cuando el muchacho reía, le aparecía en las comisuras de la boca un rasgo típico, infantil, característico de los eslavos. Reía poco. Era callado y siempre estaba atento.

El último encuentro. Sándor Márai

sábado, 22 de agosto de 2020

Desacuerdos veraniegos

Mosca. Mariana Martínez

Lo del matamoscas está muy bien, se regocija una con cada diana... pero luego hay que retirar los cadáveres.


Vosotras, las familiares,
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares,
me evocáis todas las cosas.

¡Oh, viejas moscas voraces
como abejas en abril,
viejas moscas pertinaces
sobre mi calva infantil!

¡Moscas del primer hastío
en el salón familiar,
las claras tardes de estío
en que yo empecé a soñar!

Y en la aborrecida escuela,
raudas moscas divertidas,
perseguidas
por amor de lo que vuela,

—que todo es volar—, sonoras
rebotando en los cristales
en los días otoñales...
Moscas de todas las horas,

de infancia y adolescencia,
de mi juventud dorada;
de esta segunda inocencia,
que da en no creer en nada,

de siempre... Moscas vulgares,
que de puro familiares
no tendréis digno cantor:
yo sé que os habéis posado

sobre el juguete encantado,
sobre el librote cerrado,
sobre la carta de amor,
sobre los párpados yertos
de los muertos.

Inevitables golosas,
que ni labráis como abejas,
ni brilláis cual mariposas;
pequeñitas, revoltosas,
vosotras, amigas viejas,
me evocáis todas las cosas.

Las moscas. Antonio Machado

jueves, 20 de agosto de 2020

Queridos maestros

Mi hermana y yo en el colegio rural de Triana, el primero al que fuimos. Inma Díaz

La lectura es una actividad íntima y solitaria, pero el lector siente, después de leer un libro que le ha impactado, la necesidad de contar la experiencia. Por eso escribimos, principalmente, sobre lo que leemos, sobre lo que nos sugiere la lectura.
Emilio Lledó, al que quiero como si fuera de mi familia, y casi, porque yo lo miro como a un tío o como a un hermano mayor, cuenta en prácticamente todas sus entrevistas, cómo uno de sus primeros maestros, Don Francisco, ocupa todavía un espacio señero en su vida y ha marcado seguramente toda ella, gracias a que a sus alumnos de nueve, diez, doce años, les hacía leer El Quijote, el Quijote de verdad, nada de infames adaptaciones para niños. Y luego, tras la lectura individual y silenciosa, les pedía a esos niños que escribieran "Sugerencias de la lectura". Y lo hacían: leían, comprendían y sugerían.

Admiro a Don Francisco, y gracias a él, a Don Emilio, y a todos los maestros que han necesitado las sugerencias de sus alumnos para enseñar amorosamente, con calidad y con calidez, condiciones ambas imprescindibles para una instrucción no seca ni pedregosa, sino tierna y dulce como lo es la criatura que aprende. Un maestro así empodera a su pupilo para siempre y entre ellos se crea un vínculo feliz e indestructible.

Saludos desde la tumbona.

Fuera de serie. Collage (detalle). Inma Díaz

Llega la edad del frío,
la edad de valorar
los libros ya leídos y las calles tranquilas.

La oscura melancolía de Robinsón Crusoe. Joan Margarit

miércoles, 19 de agosto de 2020

Contemplando el mar

Playa de Lagos, Vélez-Málaga. Inma Díaz

Levanté con los dedos el cristal del agua,
contemplé su silencio y me adentré en mí misma.

Laguna de Fuentepiedra. María Victoria Atencia

domingo, 16 de agosto de 2020

Que ningún viento borre el camino

Inma Díaz

Vivimos una pandemia que no cede; más al contrario, se recrudece día tras día y asistimos estupefactos a una escalada que no sabemos hasta dónde nos llevará. Nuestro mundo cotidiano ha sido recortado en múltiples aspectos, y aunque las precauciones nos mantienen callados y cautivos mucho más de lo que quisiéramos, la posibilidad de una mayor restricción nos eriza la piel y añade un velo de tristeza a nuestra vida, otro más. 

Sin embargo, también en el desastre se aprende: la incertidumbre vital nos hace valorar cada día más la familia y la amistad, porque al final, como al principio, el amor es lo que merece la pena vivir, lo único que importa de verdad.

Saludos desde la selva.

                                 

Que ningún viento borre el camino

por el que venías
a acompañarte de mí
cada tarde.


Que ningún viento borre el camino. Gloria Fuertes

sábado, 1 de agosto de 2020

Meditación ante un poema antiguo

Inma Díaz

Preguntó la flor: ¿el perfume
acaso me sobrevivirá?

Preguntó la luna: ¿guardo algo
de luz para después de perecer?

Mas el hombre dijo: ¿por qué termino
y queda entre vosotros mi canto?

Meditación ante un poema antiguo. Pablo Antonio Cuadra

jueves, 30 de julio de 2020

Tiburones en el cielo

Mark Getler

Para dialogar, parar.
José Luis Sampedro

Así decía mi admirado Sampedro, pero no es ese el pensamiento de nuestros dirigentes. Seguros en su autocomplaciente tiovivo, aún no se han parado a buscar soluciones y medidas eficaces y aceptables. Esta pandemia que nos recorta como personas y sacude nuestra salud, cuando no directamente nos la quita, parece que sigue dando alas a la clase política para irse a las nubes, para hacer palabrería, para buscar escándalo y titulares en asuntos que son mera chatarra. Todos los días hay alguien que recuerda en público que el virus no conoce ideologías, pero pocos se dan por enterado. Titulares muchos, ocurrencias a patadas, pero datos, planes, proyectos, actuaciones, nada de nada. Y los medios, a lo mismo, a hacerle el clac clac a la política, incluso cuando saben y declaran que determinados temas salen a la luz sólo como trucos de trilero. 

Saludos desde la selva.
Tiburones en el cielo. Inma Díaz

miércoles, 29 de julio de 2020

Tu mirada es el paisaje (CXXXVII)


Alen Katz

Me escrutaba con sus ojos azules, asustados, que desde hacía mucho habían perdido la esperanza de imponerme nada, de conseguir adivinar lo que me pasaba por la cabeza. Bien lo sabía -me decía con los ojos- que sus preguntas me fastidiaban, que su continua pretensión de inmiscuirse en mi vida era indiscreta, injustificada.


El jardín de los Finzi-Contini. Giorgio Bassani

martes, 28 de julio de 2020

Benditos espejos familiares

NO importa si has dormido poco o mucho,
los espejos de hotel nunca perdonan
y son como animales de montaña
que no aceptan el trato de los hombres.

La luz de los espejos familiares
se apiada de nosotros, sin embargo,
nos ayuda a fingir, y por afecto
o por costumbre llega a perdonarnos.


Los espejos. Luis García Montero

jueves, 16 de julio de 2020

Culpables de indolencia

Inma Díaz

Hoy está siendo un día de homenajear a las víctimas de esta pandemia atroz, y cuyos rebrotes ya son más que preocupantes. Es muy lamentable que VOX no haya aprovechado su derecho y su obligación para estar con todos nosotros, como le corresponde, además de por un sentido de piedad y humanidad, por su calidad de representante de millones de españoles que le han votado y otorgado 52 escaños en la cámara legislativa de este país. La tercera fuerza parlamentaria de España no debería haberse permitido este grosero desaire. Es triste que el desacuerdo haya sido más fuerte que la condolencia.

Y es triste y hasta ridículo, si no fuera porque se trata de miles de vidas, el empeño del gobierno por mantener una cifra oficial de fallecidos que todo el mundo sabe que no es cierta, dejando por tanto en el olvido a los que ni cuentan ya ni han contado nunca. A ese número sin reconocimiento sí se le está dejando atrás desde el principio de la pandemia. Y supongo que todos somos culpables de indolencia, porque lo sabemos, lo admitimos y seguimos a lo nuestro.

Saludos desde la selva.

Si la verdad y la transparencia no dominan la vida pública, se niega al ciudadano la posibilidad de formarse una opinión autónoma...

El hombre poderoso que ha mentido raramente pagará prenda. Los resultados trágicos llegarán, pero quienes se harán cargo de los costes serán los ciudadanos, a veces los regímenes, casi nunca los líderes en la cúpula del engaño.


¡Democracia! 2013. Paolo Flores d'Arcais

viernes, 10 de julio de 2020

Amo mi estudio

Lo amaba. Amaba mi estudio. Por la mañana, cuando llegaba, lo saludaba, le preguntaba cómo había pasado la noche y si tenía algo para mí ese día. Y siempre tenía algo. La escritura está, sí, dentro de nuestra cabeza, pero también alrededor de nosotros, en las paredes y en los muebles, en el olor a café, en la luz de la lámpara. En días benditos todo es escritura, y en días malditos nada lo es.

Otra vida por vivir. Theodor Kallifatides

Relacionado con lo importante que es el estudio como lugar en el que creamos, tengo que volver a recomendar Un cuarto propio, de Virginia Woolf, del que ya puse por aquí una entrada. Este libro está lleno de reflexiones interesantísimas sobre el hecho de escribir y de leer y nos cuenta con sosiego y sensatez, con delicadeza y ternura, lo difícil que es escribir y darse a conocer como escritora. Recomiendo especialmente la edición traducida por Borges e ilustrada por Becca Stadtlander.

Becca Stadtlander

martes, 7 de julio de 2020

A misa que vayan ellas!


La conferencia Episcopal organizó ayer en la catedral de la Almudena de Madrid, un funeral en memoria de las víctimas de la pandemia, de las víctimas todas y en general, porque el dato fehaciente de  cuántas son, no lo tenemos, seguimos apañándonos con rumores y aproximaciones.  Los que por nuestra salud, se empoderaron a lo más alto,no muestran interés en compartir la realidad que tanto nos dañó. Se ve que ahora lo que se lleva es la "nueva realidad". Y en ella no entra que el presidente del gobierno se conduela en un funeral con las víctimas del covid-19. Tratándose de una persona que ha repetido hasta la saciedad, día tras día, que "no dejaremos a nadie atrás", este gesto queda poco elegante. 

Pero, a lo que iba, de lo que yo quería hablar es de que a este funeral, no han ido los hombres del gobierno, los actores principales, sino que han enviado "a cumplir" a una mujer, como tradicionalmente se ha hecho tantísimas veces en esta España nuestra. Las que ya tenemos años, sabemos de esta costumbre antigua: ante los duelos de poco compromiso, los hombres seguían en sus quehaceres cotidianos, que siempre eran importantes y no podían dejarlos, y las mujeres iban a cumplir. Y lo mismo ha ocurrido aquí: a misa que vaya ella! Para un gobierno tan, tan, tan feminista, este gesto también queda poco elegante.

Pero en fin, obras son amores y no buenas razones.

Saludos desde la selva.

Ermita de San José. Triana. Vélez-Málaga. Inma Díaz