miércoles, 27 de febrero de 2019

Solo se puede tener fe en la duda.

La libertad en aforismos. Jorge Wagensberg

lunes, 25 de febrero de 2019

Tu mirada es el paisaje (CXVI)

Sara Herranz

Mei alzó la cabeza y se quedó mirándolo un tanto perpleja y a la vez fascinada ante aquellos ojos inauditos, deslumbrantes. Nunca había visto una mirada igual, tan limpia, serena y profunda.


El viaje de Tanaka. David Cantero

sábado, 23 de febrero de 2019

¿Cuánto vale una carta de amor?

¿Cuánto valía una carta de amor? A los ojos de Júbilo, mucho. Y en ese sentido él sí estaba dispuesto a derrochar todo lo que guardaba en su interior con tal de manifestar su amor. Y lo decía de corazón, no como parte de un sacrificio. El amor, para él, era una fuerza vital, la más importante que había sentido y experimentado. Sólo cuando una persona sentía su impulso, se olvidaba de sí misma para pensar en otra y desear alcanzarla, tocarla, unirse a ella. Y para eso, no era necesario tener dinero, bastaba con un deseo.

Tan veloz como el deseo. Laura Esquivel

miércoles, 20 de febrero de 2019

viernes, 15 de febrero de 2019

Tu mirada es el paisaje (CXV)

Harry bebía su segunda Coca-Cola cuando Birgitta apareció; eran las nueve y media. Llevaba un vestido de algodón blanco sencillo y el cabello rojo recogido en una impresionante coleta.
-Empezaba a temer que no vinieras -dijo Harry.
Lo dijo en tono de broma, pero iba en serio. Había comenzado a temerlo desde el momento en que quedaron en verse.
-¿De verdad? -preguntó ella en sueco.
Le dirigió una mirada traviesa a Harry, quien se dijo que esa noche iba a pasárselo en grande.
Pidieron cerdo al curry verde, pollo con anacardos al wok, un Chardonnay australiano y Perrier.

El murciélago.Jo Nesbo

jueves, 14 de febrero de 2019

No soy de ésas

Un día de verano. Berthe Morisot

No soy de ésas de carácter irritable.
Yo tengo sosegado el corazón.
                            Safo

 Me conmueve la belleza de un verso, 
me inspira, me da alas, 
apacigua mi día.

domingo, 10 de febrero de 2019

Como bestias alunadas

La novia del viento. Óskar Kokoschka

Luego le pregunté qué quería cenar, y él me besó para demostrarme en un instante de qué manera el hombre más tranquilo, puede perder en un solo gesto hasta el menor asomo de tranquilidad, y en ese momento, dejé de vivir, para instalarme en un territorio diferente del mundo conocido, donde las sonrisas flotan en el aire, y el tiempo puede detenerse horas enteras en un solo segundo, y las mujeres como yo se enamoran como bestias alunadas, aterradas y cautivas para siempre al mismo tiempo.

 Atlas de geografía humana. Almudena Grandes

miércoles, 6 de febrero de 2019

Tu mirada es el paisaje (CXV)

Me preguntó si había alguna cosa que me gustaba mucho, y yo dije que el altillo. En seguida me arrepentí porque era como traicionar a Ignacio, pero de todos modos ella lo iba a saber porque su mirada era de ojos bien abiertos. Yo creo que nunca cerraba los ojos, o quizá pestañeaba en el instante en que yo también lo hacía. Algunas veces yo demoraba más, a propósito, pero ella se daba cuenta de mi intención y también demoraba su pestañeo, y tal vez luego parpadeaba junto conmigo porque nunca la vi cerrar los ojos. Mejor dicho, la vi una sola vez, pero ésa no vale porque estaba muerta.

El altillo. Mario Benedetti

lunes, 4 de febrero de 2019

Propuesta de mejora

Sea tu ambición amar más que el otro, no ser nunca el segundo.


Nietzsche

sábado, 2 de febrero de 2019

Vestida del color de mis deseos

Desnudo en turquesa. Juan Félix Campos

Voy por tu cuerpo como por el mundo
tu vientre es una plaza soleada
...
vestida del color de mis deseos
como mi pensamiento vas desnuda,
voy por tus ojos como por el agua.


Piedra de sol. Octavio Paz